Adaptaciones para vehículos: opciones para conducir con discapacidades

person Publicado por: Tetiana Strokach list En: Movilidad En: comment Comentario: 0 favorite Visualizaciones: 18150

Conseguir que las personas con movilidad reducida tengan una vida autónoma es vital para su bienestar, su independencia y su salud mental, y uno de los aspectos que más sensación de libertad e independencia da es poder conducir tu propio coche. Por ello, existen numerosas adaptaciones para vehículos que pueden ayudar a las personas con discapacidad a conducir de manera segura y cómoda.

Desde ORTOPEDIA.COM  creemos que la movilidad es una parte esencial de la vida diaria, por eso trabajamos con productos que ayudan a hacer la vida más fácil y hoy queremos explicarte cómo adaptar un vehículo para que lo utilice una persona con discapacidades.

¿Qué es un vehículo adaptado?

Un vehículo adaptado es sencillamente un coche que ha sido modificado con ligeras adaptaciones con el objetivo de que pueda ser conducido por personas con movilidad reducida o discapacidad. 

Estas adaptaciones pueden variar dependiendo del tipo de discapacidad o movilidad reducida que sufra la persona para la que haya sido adaptado y, antes de poder utilizarlo, el coche debe pasar la ITV para asegurarse de que las adaptaciones implementadas cumplen las indicaciones detalladas en el informe médico y cumplen las normas de seguridad.

¿Qué adaptaciones para vehículos hay?

Como hemos dicho, las adaptaciones posibles varían en función de la dependencia que se quiera solucionar, pero, generalmente, estas son las principales:

Acelerador y freno manuales

Los aceleradores y frenos manuales son sistemas que permiten controlar los pedales con las manos en vez de con los pies. Se suelen instalar en uno de los lados del volante, siguiendo las preferencias o necesidades del conductor. 

Suelen utilizarlos las personas con parálisis o amputaciones en las piernas, ya que así pueden controlar mejor el coche mientras conducen. 

Adaptaciones en el volante

Al igual que los pedales, el volante también puede sufrir adaptaciones para que lo pueda utilizar una persona con movilidad reducida en los brazos, puesto que manejar un volante correctamente requiere un rango de movilidad bastante amplio.  Se pueden colocar perillas en el volante, una dirección de palanca lineal o un pedal más, para controlarlo con los pies.

Sistemas de acceso o elevación

Algunas personas tienen dificultades para entrar o salir del vehículo. Para facilitar su acceso al coche, se pueden instalar sistemas de transferencia y elevación, así como zonas de carga o sujeción para las sillas de ruedas, en el caso de ser necesario. 

Básicamente, estos sistemas permiten transferir a la persona desde una silla de ruedas o una ayuda para la movilidad al asiento del conductor con facilidad y seguridad. Pueden incluir asientos giratorios, plataformas o rampas elevadoras o grúas motorizadas.

Modificación de las puertas

Para facilitar el acceso, quizá sea necesario aumentar la apertura de las puertas, es decir, hacer el espacio más amplio para que la persona en cuestión pueda entrar sin dificultad.

Asientos ergonómicos

Además de entrar con comodidad al vehículo, la postura a la hora de conducir es sumamente importante. Por ello, se pueden implementar asientos ergonómicos y ajustables que puedan adecuar el reposacabezas y los cinturones a las necesidades del conductor.

Otros detalles para conducir con discapacidades

Como cada persona tiene necesidades y preferencias únicas, hay muchos detalles y opciones que se deberán ajustar de forma individual y personalizada: la colocación exacta del asiento, los espejos panorámicos, las palancas de dirección, etc.

¿Cómo realizar adaptaciones en el vehículo de una persona con discapacidad?

Para saber qué tipo de adaptación necesitará tu vehículo, debes acudir a un especialista con el informe médico en el que queden claramente detalladas tus limitaciones de movilidad a la hora de conducir. Con este documento, podrás encargar al fabricante o a un taller homologado las adaptaciones necesarias. Otra opción es comprar un vehículo ya adaptado. 

Una vez tengas el vehículo adaptado, debes acudir a la ITV, donde se comprobará si las modificaciones que se han realizado en el vehículo son las autorizadas y sólo pasando esta inspección podrás circular.

¿Quién puede conducir un coche adaptado?

Según la Subdirección General de Impuestos Especiales, solamente la persona con minusvalía para la que está adaptado el vehículo tiene derecho a conducirlo. Es decir, su nombre debe figurar en la documentación del vehículo, ya que así se entiende que las modificaciones pertinentes se han realizado siguiendo sus necesidades. 

Si estás pensando en adaptar tu vehículo para ti o para alguien que lo necesite, desde ORTOPEDIA.COM te animamos a ello. Hay muchas maneras de adaptar un coche y hacerlo aportará libertad e independencia a la vida de quien lo conduzca. 

Además, existen muchas ayudas estatales y autonómicas para ayudar a las personas que lo necesiten a adaptar su vehículo, como la reducción del IVA, la exención del pago en el Impuesto de Circulación o incluso la exención del pago en el Impuesto de Matriculación. ¡No te lo pienses más y adapta tu coche ya!

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre